Porciones

4 Personas

T. preparación

20 min

T. Cocción

1 h

Dificultad
BAJO
Vista 357 veces

Sabores ocultos de Tailandia
Nombre de la Receta

Sopa clara de orellanas y pollo

Chef:

Los consomés o sopas claras tailandesas son ligeros y deliciosos y, además, permiten múltiples variaciones. Aunque las sopas no son de fácil compañía con los vinos, en este caso, por su preparación, se relaciona bien con vinos blancos con crianza en madera, siendo el Chardonnay y el Semillón dos buenas opciones.

Porciones

4 Personas

T. preparación

20 min

T. Cocción

1 h

Dificultad
BAJO
Vista 357 veces

Ingredientes

25 g de los hongos deshidratados de su preferencia
4 tazas de agua
2 cucharadas de aceite vegetal
225 g de orellanas
2 dientes de ajo finamente picados
5 cm de jengibre cortado en láminas finas
2 pechugas de pollo con piel
115 g de champiñones pequeños cortados en cuartos
1/2 limón, el jugo
Perejil liso al gusto


Preparación

1. Ponga los hongos secos en un recipiente y vierta agua caliente hasta cubrirlos. Déjelos hidratar entre 20 y 30 minutos. Retírelos y escúrralos; conserve el agua para más adelante. Pique los hongos y reserve.
2. Vierta en una olla grande el agua en la que remojó los hongos, añada las cuatro tazas de agua. Cuando hierva, baje a fuego medio.
3. Mientras tanto, caliente el aceite en el wok y saltee los hongos hidratados, las orellanas, el ajo y el jengibre durante tres minutos. Sáquelos e incorpórelos a la olla donde se está calentando el agua, añada también las pechugas de pollo. Deje cocer durante 10 ó 15 minutos.
4. Cuando las pechugas estén cocinadas, retírelas del caldo, quite y reserve la piel, deshuéselas con cuidado y corte la carne en tajaditas. Regrese la piel y los huesos al caldo y deje cocinar durante treinta minutos más. Pasado este tiempo, retire la olla del fuego, cuele el caldo sobre una olla limpia y llévelo a hervir nuevamente. Incorpore los champiñones, las tajaditas de pechuga y las orellanas, añada el jugo de limón. Deje cocinar durante diez minutos más, sirva y adorne con el perejil fresco.

ENSUMESA LE SUGIERE

El jengibre fresco es un ingrediente básico no solo en la cocina tailandesa, sino en la mayoría de las cocinas asiáticas. Sirve para aromatizar salsas, carnes, pescados, arroz, tofu (queso de soya) y sopas; también se usa en dulces y golosinas confitadas. A la hora de escoger, elija una pieza de jengibre cuya piel esté lisa y sin rasgaduras. Al trocearlo deberá mostrar un color amarillento y soltar su jugo.

Publicidad

Técnicas relacionadas

Comentarios